20 de febrero de 2009

No lícito, pero permisible

Esto es lo que vino a decir un día mi peluquero mientras me esquilaba.

Me contaba que en el pueblo de su esposa estuvo gobernando uno y otro partido, y con ambos alcaldes tenía parentesco con lo cual la posibilidad de tráfico de influencias estaba asegurada, por decirlo finamente.

Me dí cuenta de que en el fondo no era el único que piensa así. En nuestro inconsciente colectivo pesa demasiado un pasado picaresco y ratero. Ver pasar fajos de billetes por delante de uno hace difícil soportar la tentación de no alargar alguna vez la mano. Lo que pasa es que esa 'alguna vez' se termina convirtiendo en costumbre y más tarde o temprano terminan pillándote.

Pero, al contrario que en otros países, el que te cojan con el carrito de los helados no significa que renuncies a tu cargo. En algunos casos puede que acabes en la carcel, pero lejos de ser algo vergonzoso, casi es un signo de distinción.

Me temo que nuestros políticos se lo tienen bien aprendido. Tanto que a alguna ex-ministra le traicionó el subconsciente al decir que el dinero público no es de nadie. Por supuesto que no ¿Acaso no ves como cae por la chimenea? Y esa es otra, aquí no adoramos al becerro de oro. En todo caso al rebaño.

No es lícito, pero permisible como decía un constructor en la radio hablando del tal Correa que hacía bien al intentar hacer 'su trabajo', que el culpable es el que se deja sobornar, lo que indignó a la periodista política y moralmente correcta que tanto le gusta a mi amigo Mike.

No es lícito, pero permisible que aceptes la invitación a una montería sin licencia para cazar, o pagando un precio simbólico gracias a tu cargo público.

No es lícito, pero permisible pagar las chapuzas de los hombres de Paco con los fondos reservados.

No es lícito, pero sí permisible defender a capa y espada a la educación y sanidad públicas y llevar a tus hijos a la privada. Como también lo es evadir impuestos con las famosas SICAV.

Supongo que es difícil quitarse de encima tantos siglos de mamoneo, de cultura del pelotazo. Pero esperad a que venga el Eladio a hacer lo que mejor sabe...



2 comentarios:

jale dijo...

eso mismo! no es lícito... epro permisible!! justamente esa debe ser la máxima de nuestros representantes aquí en Argentina! sólo q el matrimonio presidencial no tiene dudas acerca de quién es el dinero público.. ya q obvio q es de ellos! no tienen problema en dar a conocer tal verdad... se los puede ver bien sentaditos sobre la caja del Estado administrando $$$ para numerosos actos permisibles...
ja, tomé el lugar prestado para descargarme un poco!
saludoss!

jam dijo...

Eso lo exportamos los españoles al sur de Italia, la Garduña creo que se llamaba, y mira en lo que degeneró con los años: en le sistema mafioso que allí impera. ¿Cómo vamos a olvidarnos de ello? Salu2.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...