9 de mayo de 2010

¿Parodia o realidad?




-No tengo pensamientos. Estoy ausente mirando al espacio mientras una voz lejana en mi cerebro dice ¡Oh mierda! Como una alarma de un coche en mitad de la noche.

Tom Hollander como Simon Foster, Ministro de Cooperación Internacional en 'In the loop'.


'In the loop' es una sátira de la política internacional, y también de la otra. Nos muestra lo que se esconde detrás de los grandes escenarios, los cargos con nombre más o menos rimbombante, de las buenas palabras y mejores intenciones. En ella vemos desfilar a personajillos que se sientan en un despacho por avatares de la vida, pero que bien podrían hacerlo en un circo. En definitiva, toda la basura que no vemos en los telediarios.

Los gobiernos británicos y estadounidense se embarcan en una guerra en Oriente Próximo, para lo cual habrán de presentar informes concluyentes ante el consejo de Seguridad de la ONU para obtener su autorización. Por supuesto que esto último es ficción.

Una vez más nos encontramos con dos grupos: los 'pro' y 'anti' belicistas. Por supuesto que ninguno se librará de su cuota de cretinos en el que cada cual tratará de imponer su postura. En un mundillo dominado por la burocracia y por tecnócratas supuestamente expertos en su campo pero incapaces de solucionar algún que otro incidente doméstico. Para este trabajo hay dos requisitos imprescindibles: dejarse los escrúpulos en el parvulario si alguna vez se tuvieron e ilimitada habilidad para medrar. El que no los cumpla no será capaz de aguantar más allá del telediario.

Como buena comedia británica es ácida e incluso soez. Casi todos los personajes están muy logrados, a destacar el de James Gandolfini como general en jefe de los norteamericanos, pero que sigue siendo el gran Tony Soprano en estado puro aunque con el empaque que le da su uniforme estrellado. Un hombre que lo mismo puede servir en la Camorra que en el Estado Mayor de un gobierno democrático. La verdad, da que pensar...

P. D. No sabía qué foto poner. Esta es la más parecida que se me ocurre porque todo parece indicar que Mr. Brown va a dejar de ser el Prime Minister.






6 comentarios:

Shikilla dijo...

No la he visto pero seguro que tiene mucho de la realidad, que supera con creces siempre a la ficción.

Un saludo

Leona catalana dijo...

A veces no hay más remedio que usar la ironía y la parodia para intentar explicar lo que se nos viene encima, en un intento de burlar a la censura y de abrir los ojos a ciegos.

J. F. Sebastian dijo...

Shiki:

Siempre, de eso no te quepa duda. En nuestro caso incluso creo que se queda corta. Te la recomiendo si quieres echarte unas buenas risas. La descubrí de casualidad, en el blog de Francotirador.

Leona:

De ahí la pregunta del título... Siempre pensé que los que regían nuestros destinos eran gente respetable, con criterio y educada. Qué ingenuo.

EL FRANCOTIRADOR dijo...

Destornillante película,aúnque yo me quedo con el personaje del Jefe de Prensa,un auténtico indeseable,que amenaza a políticos y periodistas con sacar trapos sucios.

J. F. Sebastian dijo...

Francotirador:

Es la mano en la sombra, la misma que maneja los hilos de esos 'títeres de carne y hueso'. La que tiene capacidad de hacer y deshacer. De aupar o defenestrar a un ministro de su sillón.

P. D. Gracias por la recomendación.

Natalia Pastor dijo...

"Un hombre que lo mismo puede servir en la Camorra que en el Estado Mayor de un gobierno democrático".
¿Cúantos sujetos hay sueltos así, por esos caminos del Señor?.
Ya decía Tom Wolfe que "nada es lo que parece,salvo las meras apariencias".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...