11 de marzo de 2012

In memoriam



Recuerdo la sensación extraña que tuve aquel 11 de marzo al salir de casa. Luego al dirigirme al trabajo en el metro para entrar a las 9 de la mañana me llamó la atención lo vacía que iba la línea 5 para ser jueves laborable en hora punta.

Después el nerviosismo y las lágrimas de una compañera en la oficina que no conseguía localizar a alguien, los listados pasando por las mesas para pedir un autobús para donar sangre, que finalmente no enviaron. Luego vino la rabia, la indignación, las miles de personas congregadas en la Castellana, y todo lo demás...



2 comentarios:

Candela dijo...

Y aún no sabemos quién ni porqué y lo que es peor, no lo saben los familiares de las víctimas a pesar de lo cual nos quieren convertir en conspiranoicos.

Un recuerdo para ellos y sus seres queridos, para que nunca les abandonen las fuerzas y se resignen a que su desgracia quede impune.

J. F. Sebastian dijo...

Candela:

Esperemos que algún día sepamos toda la verdad. Por ellos y por todos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...