22 de marzo de 2009

En el paro


Cuando os pregunten en la próxima encuesta si conocéis a alguien que esté en paro podréis decir que sí si hasta ahora no teníais a nadie, aunque sea a nivel virtual. Yo tampoco lo hacía hasta que mi ex-empresa tuvo que reducir drásticamente su personal. Creíamos que podíamos aguantar pero la crisis finalmente también nos alcanzó a nosotros.


Vuelta al INEM, a los papeleos y a enviar curricula a empresas que estén en condiciones de contratar a alguien. Y las que haya con la bandeja de candidatos saturada. El panorama no es alentador, pero aunque Dios apriete...


Hasta que no te toca a tí ya no es una cifra sino la realidad. La verdad es que formar parte de una lista de 3 millones y pico de personas -y eso a nivel oficial- no es ningún consuelo en absoluto. Desde que comenzara esta 'suave desaceleración' consecuencia de la crisis financiera global que nos aqueja era previsible... Vamos, que ni el Padre Nuestro me sale ya tan de corrillo.


Ya no se trata si es culpa de este gobierno o no. Se trata de millones de vidas viviendo en estado casi permanente de incertidumbre. Por suerte yo soy afortunado al carecer de cargas familiares y puedo buscarme la vida en otra parte pero para otros muchos no, o es tarde para volver a empezar.


Por suerte el despido me ha cogido justo antes de unas vacaciones que tenía pendientes y quizá por eso el trago ha sido menos amargo, aunque es cierto que no te vas con la misma mentalidad. Por ahora me lo estoy tomando bastante bien. Será un efecto más del jet lag o como dice Mr. Murphy: Si usted continúa impasible mientras todo el mundo echa a correr es que no ha captado la verdadera gravedad del problema. Comprar el periódico los domingos se ha convertido en una rutina casi olvidada y fuente permanente de cabreo de enterarme de lo que gastan nuestros alegres cargos públicos. Siempre ha habido clases.


Sin embargo, mientras pueda y me dejen, seré positivo. Mantendré la serenidad en las entrevistas de trabajo con recién masterizados en RR. HH. que creen que van a ser los reyes del mambo en dos telediarios y que, modestia aparte, me los merendaré en media tarde. O de responsables pasados de tuerca que me harán preguntas que ellos mismos podrían responder si se hubieran molestado en leerse mi curriculum.


La vida sigue ¿no?

6 comentarios:

Francisco Alonso. dijo...

Pues si. La vida sigue. No vale la lástima, no vale la apatía, no vaya el conformismo.

A por ellos, compañero. Te lo dice uno que ya pasó por esa cola hace 16 meses y salió vivo.

Un abrazo y suerte.

Natalia Pastor dijo...

Lo siento, querido J.F.Sebastian.
Ojalá que encuentres pronto trabajo.
Y es que estamos inmersos en una tragedia terrible,brutal y descarnada;frente a mi casa hay un supermercado,que cuando echa las persianas y saca la basura del dia,nmás de cien personas,familias completas con niños incluidos,jubilados,inmigrantes...buscan entre los restos que se arrojan a los contenedores.
Mientras,los sindicatos llenando el buche en el pesebre y la izquierda garbancera ignorando y pasándose por el forro el sufrimiento de millones de familias.

Un beso y ánimo.

jam dijo...

Venga no te desanimes, por desgracia lo del paro es algo por la que hemos pasado casi todos. Apuesto a que en unos tres meses consigues un nuevo empleo. Ya verás como Dios aprieta pero no ahora. Salu2.

J. F. Sebastian dijo...

Gracias por vuestro apoyo.

Francisco: por desgracia ya pasé antes por esa cola. Y nunca es agradable.

Natalia: quiera Dios que no tengamos que llegar a esa situación.

Alberto Esteban dijo...

Ainsss las cosas están...muy mal. Pero bueno, no hay que perder la esperanza =)

Saludos

Guerrera de la LUZ dijo...

Querido J.F.

Lo siento un montón cielo. Confía en nuestra Madre. Te pongo desde hoy especialmente en mi oración.
Pronto encontrarás algo mejor.

Un abrazo. Mucho ánimo y disfruta de esas vacaciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...