11 de abril de 2009

Salvemos el chiringuito






El Ministerio de Medio Ambiente quiere que los chiringuitos salgan de la playa. El Ministerio establece límites de ocupación y de distancia entre los locales, medidas con las que los hosteleros temen la desaparición de las instalaciones. (ABC.es)


Esta medida se apoya en la Ley de Costas vigente en territorio español, la cual prohibe edificar a menos de 100 metros de una playa. Para los que no visiten asiduamente las playas españolas, huelga decir por dónde se pasan dicha Ley, y más teniendo en cuenta que la construcción ha sido uno de los pilares de nuestro crecimiento económico general, y el de algunos en particular.


Por su parte, el presidente del PP-A, Javier Arenas, urgió al Gobierno central a que cese en lo que calificó de "cruzada intolerable" contra los chiringuitos en el litoral andaluz, a los que atribuyó gran importancia en la generación de empleo en el sector servicios al tiempo que ensalzó su carácter etnológico como "parte de la identidad" de "nuestras playas".



Por desgracia don Javier. No sé cuál de las dos cosas es más triste: que haya que generar empleo, a saber en qué condiciones, a base de abrir bares en medio de la arena o que se identifique a los andaluces con el cutre bocata de tortilla con cerveza a precio del Sheraton.

El PP va a presentar una Proposición no de Ley para que el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino y su Dirección General de Costas apliquen la normativa existente "con los mismos criterios mantenidos anteriormente, concedan las autorizaciones a los chiringuitos y acaben con la actual situación de inseguridad jurídica en la que se hallan muchos de estos establecimientos", según avanzó ayer la diputada nacional del PP por Málaga, Celia Villalobos.



Informan abc.es y la nacion.es, medios no precisamente afines al partido de Zapatero. En la misma información de ABC se dice que en declaraciones a los periodistas durante la inauguración de la sede local del PP en el municipio de Alhama (Almería), Arenas se refirió en estos términos a la polémica generada por la aplicación de la Ley de Costas promovida por el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino (MARM), al que acusó de impulsar "leyes contra el sentido común" y del que aseguró esperar "un cambio de opinión" a raíz de las iniciativas planteadas por el PP.

¿Sentido común? Se hace cumplir la ley y punto. Y si hay que cruzar el paseo marítimo para tomarse unas cañitas, pues se cruza. ¿O es que ese sentido común va en función del grado de parentesco del propietario con el alcalde o secretario de turno? ¿O del peso del sobre para solicitar la la licencia?
Javier Arenas pretende utilizar esta impopular medida del gobierno para desgastar a un partido que al que no ha podido ganar en las sucesivas elecciones autonómicas andaluzas. Es el opositor permanente del PP en Andalucía. Si no ha podido vencer a Chaves, presidente de la comunidad con mayor tasa de paro en España y una con los mayores índices de fracaso escolar, a lo mejor es que no ha hecho los deberes. Si se ha acabado el ciclo Chaves, posiblemente también se haya cumplido el suyo.


Trasladándolo a la Champion League (esta vez la real) nunca he entendido, aunque me lo imagino, por qué Lippi o Hitzfeld parecían ser entrenadores vitalicios de la Juve y del Bayern a pesar de la sequía de títulos europeos. Un lujo que no se permiten otros equipos. Por poner dos ejemplos ¿Alguien se imagina a un Guardiola o a un Ramos cuatro años en su puesto sin ganar una Liga de Campeones de Europa o una Copa UEFA?

Tranquilos, no pondré El Chiringuito de Georgie Dann. Sería un auténtico crimen después de las últimas joyas que se han podido escuchar -y ver- en este blog.

7 comentarios:

jam dijo...

Los chiringuitos son lo mejor que tienen las costas españolas. Sin ellos las playas parecen hechas para nudistas. Que los dejen en paz. Salu2.

Guerrera de la LUZ dijo...

Joope.. pues mis amigas y yo estamos deprimidísimas con la ley de costas esa. El rollo que había en mi playa de Cádiz se lo han cargado. Yo es que soy FAN de los chiringuitos; no del de bocata de tortilla, pero sí del de mojito, musiquita y bailoteo. Los echo muchísimo de menos :( se los han llevado todos. Incluso el de las camas de madera con gasas y pinchando música todo el día, que era LA GOZADA.

En fin..

Un beso y feliz Pascua de Resurrección, wapísimo.

Natalia Pastor dijo...

Es que no dan una.
Con lo que está diluviando, con más de cuatro millones de parados camino de cinco, van estas mentes preclaras y se disponen a hundir el turismo y mandar al paro a lo poco que queda de aquella "industria" llamada turismo.
No se puede ser más inutiles,incapaces e ineptos que esta caterva de auténticos oligofrénicos que nos gobiernan.

bate dijo...

Mi día ideal en la playa es tener cerca un chiringuito para pegarme de vez en cuando un latigazo de tinto de verano con sus sardinas. No olvides que esto a quien más daño hace es a la gente más humilde

diosa Astarté dijo...

¿Sabes?, hace unos meses viajé a Madrid en el AVE, y echando una visual por el vagón, me fijé en una melena leonina que iba acompañada de un señor de sonrisa blanca profiden. Joooo, era Georgie Dann. Que ilusión me hizo. ¿Te puedes creer que es exactamente igual que hace 30 años?, te lo juro, el mismito. Le dije a mi acompañante "mira mira, es el del chiringuito", me dice "quien, ¿Javier Arenas?".
¿Cómo es posible que alguien en España no reconozca al incombustible Georgie?. En fín. Que soy de Cádiz, que adoro sus playas, y me gustan las cervecitas y todo eso. Pero quiero que mis playas estén cuidadas, que se las respete porque quiero que mis nietos disfruten de ellas como yo lo hice de pequeña (ay, esa caleta..). Lo siento. Pero tampoco me gustan las barbacoas del Carranza, no por las barbacoas en sí, si no por lo guarros que son la mayoría de los asistentes. No hay nada más que ver esa espumita amarilla que hay al día siguiente en la orillita de la playa, por no nombrar las innumerables bolsas de hielo y botellas y mierdas variadas. Conste que soy de Cadi-cadi, y amo a mi ciudad como la que más. Pero reconozco que hay muy poca cultura ambiental y muy poco amor y respeto por lo nuestro (bueno, excepto en carnavales que todos nos partimos el pecho por la tacita, y todos somos de la viña...je). En fín, que eso de "Al César lo que es del César"...tú sabes, con restricciones.
Un saludo.

J. F. Sebastian dijo...

Está claro que nunca llueve a gusto de todos. Lo que vale para los chiringos también para el ático de más de un despabilado, y con ellos no se atreverán. Es la ley del embudo.

bate dijo...

Eso eso, cuando apliquen la Ley de costa y derriben todos los chaleres que inundan el litoral, comenzaré a creerme la bondad del ministerio, atacan a los más débiles, nada nuevo bajo el sol, y siempre habrá algún incauto que comprenda medida tan reaccionaria, como si unos cuantos chiringuitos salteados por las playas se hubieran cargado el litoral, manda cojones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...