14 de noviembre de 2009

Di Mauer (20 años)



He esperado veinte años para escribir este post, bueno, en realidad veinte años y seis días como en las condenas a prisión. Sí. Aunque no lo supiera aún iba a hacerlo al llegar este día. Y todavía recuerdo aquel 09-11-89 cuando parecía que aquellos alemanes parecían haberse vuelto locos al emprenderla a martillazos contra esos graffitti de la vergüenza. A mis 19 otoños plenos de ilusiones y esperanzas. Ese año cambié de facultad para estudiar la carrera que deseaba y una vida prometedora parecía abrirse ante mis ojos. En verdad creíamos que ese día nunca llegaría. Sabía que eramos testigos de un momento crucial de la Historia. Luego tocó bajar al mundo real. Derrotado el comunismo las reformas del bienintencionado Gorbachov fueron aprovechadas para que Rusia adoptara lo peor del capitalismo. La amenaza nuclear dio paso a la versión eslava de los camorristi. Convirtiéndo a ese país en uno con mayor número de 'nuevos ricos' y Moscú la ciudad con la avenida comercial más cara del mundo.


Parece que ha pasado mucho tiempo desde que la gente se jugaba la vida al intentar cruzar una frontera en plena Europa plagada de minas, tratando de huir del paraíso socialista al que Zapatero y su banda pretende hacernos volver a marchas forzadas. Pero cuando uno se va haciendo un poco mayor nota que el concepto del tiempo se relativiza y la letra del tango Volver cobra sentido. Y cómo le decía hace un momento a una amiga, el animal se diferencia del ser humano en que no tropieza dos veces en la misma piedra. Mister Z soltó en Polonia la gilipollez del muro franquista de 40 años, del que llevan viviendo casi otros tantos para poner cachonda a su parroquia a la hora de votar. En verdad que España entonces también era un país aislado de Europa y como el porno estaba prohibido -al igual que en el socialismo- el que quería ver una película erótica pasaba una tarde en Perpignan. En el pasaporte de mi padre se lee que no es válido para viajar a Rusia -que no URSS: si al final resulta que Franco fue otro visionario- y países satélites. Toda una putada. Igual que para los ciudadanos de la antigua RDA vamos...


La putada real es que ellos no hubieran nacido al otro lado del muro. Claro que allí tampoco habrían podido hacerse ricos. ¿Verdad Garrido?

1 comentario:

Suko dijo...

No es que el hombre tropiece dos veces con la misma piedra, es que parece que la quiera partir a cabezazos! Es triste que la gente aún crea que el Socialismo es la salvación, deberían volver al día en que cayó el muro y mirar lo que había al otro lado.

Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...